He superado mi neurosis, mi patología

 

3:50 horas de este segundo domingo del año 2024. Empiezo a sentir una mejoría que podría ser definitiva. Mi neurosis (así se clasifica mi trastorno de personalidad, límite) parece desvanecerse. La sintomatología, la obsesión, trenes de pensamiento enloquecedoramente repetitivos (presentes en mi mente la mayor parte del tiempo, independientemente de lo que está haciendo), la furia y el resentimiento hacia las personas que me hicieron daño, etc., se presentan con menos frecuencia y cuando sucede, los sentimientos asociados son mucho menos intensos.

Pensé en David Iturbe, el individuo al que conocí hace 40 años, en agosto de 1983 al ingresar a la universidad donde cursé una licenciatura en ingeniería que no fui capaz de concluir. Hace casi 26 años, el lunes 2 de febrero de 1998, renuncié a mi primer empleo de toda mi vida (al que había ingresado un lunes 17 de noviembre de 1997, con 33 años y medio de edad) porque ese megalómano me atacó con furia homicida, cuyo origen era la lesión narcisista. Ese canalla sentía que yo contaba con capacidades físicas (que parecían excepcionales, cuando en realidad eran las de un individuo común) porque se las había arrebatado. A él, la vida le había jugado rudo, su masa muscular era escasa en extremo, y siendo un hombre delgado, la proporción de tejido adiposo predominaba en su anatomía de escaso peso corporal. Era lo que coloquialmente se conoce como una persona gordiflaca.

 Pensé en ese mal individuo cuando intentaba conciliar el sueño, hace algunas horas, y me encontré con que ya no siento esa furia que surge de que al despojarme de mi empleo, pegarme un golpe descomunal a traición, por la espalda, teniéndolas todas consigo (acto de una cobardía y una vileza gigantescas) dio inicio a una caída que casi destruyó mi vida. A mediados de ese año, mi padre psicópata haciendo equipo con mi madre que parecía una enferma psicótica (tal vez una esquizofrénica) completaron la agresión brutal y mandaron mi existencia a un precipicio.

Como dije en el párrafo anterior, ya no siento una furia intensa contra ese Judas, principalmente porque algo cambió en mi percepción al pensar en ese infame. Me había provocado mucho sufrimiento pensar que me hizo algo terrible y siguió con su vida quitadísimo de la pena, mas de pronto, al recordar a ese alfeñique narcisista, lo visualicé como un tipo que siguió una senda de destructividad que lo conduce a un destino aterrador que de ninguna manera será capaz de evitar, se dirige a un precipicio y no puede detenerse.

Cuando vienen a mi mente el psicópata que me acosó laboralmente en ese empleo que desempeñé entre abril de 2015 y agosto de 2021, en una empresa del ramo farmacéutico (algo terriblemente dañino, generador de enfermedad, sufrimiento y muerte) con su nubecilla (harén) de enamorados que participaron en esa violencia (monos voladores), lejos de sentir furia e impotencia, los contemplo como a personas que están perdidas irremediablemente, condenadas a destruirse a sí mismas. Lo que hicieron no fue otra cosa que una manifestación de debilidad extrema, miseria; son la clase de personas que no necesitan enemigos.

A partir de que se me despojó de ese empleo, cuando se consumó una enorme injusticia, me he dado cuenta de que todas esas personas que perpetraron ese tipo de violencia (de una manera por demás cobarde), fueron manipuladas por el acosador (narcisista, psicópata) y se prestaron a eso, porque estaban predispuestas, y la razón de eso eran las diferencias enormes entre ellas y yo.

En el departamento al que pertenecí (el más importante de la compañía, donde se desarrollaban los nuevos productos farmacéuticos), yo era el de mayor edad. La directora de ese departamento era dos años y cinco meses menor que yo. Algunos compañeros (muy pocos, tal vez tres) habían nacido en la década de los años 1970, y la mayoría alrededor del año 1984; es decir, la diferencia de edad entre ellos y yo era de un poco más o un poco menos de 20 años, considerable.

Y sin embargo, yo era más alto que la mayoría, más delgado, mi aspecto era el de un hombre físicamente apto, mi fisonomía la de un hombre caucásico (que no soy, sino un mestizo); se me identificó como un empleado altamente eficiente, que trabajaba muy rápido y muy bien, muy responsable, con una excelente formación académica y en las evaluaciones anuales obtenía puntuaciones muy altas. Además, gané casi todos los bonos de productividad, puntualidad y asistencia.

Cuando conversaba con compañeros con quienes tenía buena relación personal (principalmente de la división “desarrollo analítico”, laboratorio) quien se encontraba cerca escuchaba la conversación (siempre breve) y llamaba mucho la atención el nivel de esa comunicación, hablábamos de historia, literatura o temas afines. Se rumoraba que yo era culto y llamaba la atención mi capacidad de redacción, mi conocimiento de dos idiomas (mi trabajo consistía principalmente en traducir del inglés al español documentos de los activos farmacéuticos) e incluso, la mujer que encabezaba ese departamento se refirió una vez a mí como un doctor en ortografía. Ella misma me calificó como demasiado inteligente, y cerca del final me dijo que resulté más inteligente que todos nosotros juntos (refiriéndose a ella y personal de recursos humanos) por las acciones que tomé para que mi agresor, el psicópata acosador, enfrentara consecuencias acordes con lo que hizo, algo extremadamente grave.

Ese conjunto de características mías lastimaron profundamente a individuos del género masculino que pese a su juventud (se hallaban en la década de sus años 30s), se mostraban físicamente débiles e inaptos, contaban con una pésima formación académica, eran incompetentes, analfabetos funcionales, de intelecto muy deficiente (deplorable) y de aspecto amorfo, asexuado o afeminado. Esto último se ha generalizado en estos tiempos que parecerían apocalípticos, abundan los varones que parecieran tener niveles de hormonas andróginas correspondientes al género femenino, igual que sus niveles de estrógenos.

En resumidas cuentas, el acosador y su nubecilla de maricas, los monos voladores, sentían su inferioridad y el dolor psíquico que les provocaba esa conciencia los motivó a participar en el acoso. A lo largo de toda mi vida —desde mi temprana infancia— características poco comunes han motivado a individuos mentalmente débiles a atacarme. Un padre psicópata comenzó a dañar mi salud mental desde mi más temprana infancia y eso me colocó en una grave situación de vulnerabilidad a lo largo de las diferentes etapas de mi vida.

No obstante, hoy 14 de enero, a tres meses y 13 días de cumplir 60 años de edad, siento que me he recuperado. Mis antagonistas fallaron al intentar destruirme, o por lo menos arruinarme, puedo dejar de odiarlos, de pensar en ellos, de imaginar que les hago pagar su osadía optando en cambio por dejar que el destino se haga cargo, pues en realidad la injusticia no es tan prevalente como me había parecido durante la mayor parte de mi vida.









Comentarios

Entradas más populares de este blog

Cómo ser un buen psiquiatra, 9 años de estudios en 9 minutos; Daniel Mackler

Modestos logros, que no son poca cosa

Del blog de Ekaterina Netchitailova